Saltar

La famosa lactosa. Qué es y cómo afecta nuestra salud

¿Eres intolerante a la lactosa? ¿Te da alergia la leche? ¿Te cae mal al estómago consumir lácteos? Es cada vez más frecuente encontrarnos con este tipo de preguntas, y es que el tema de la lactosa ha ido adquiriendo una relevancia considerable en los últimos años debido, principalmente, a la gran cantidad de personas que sufren de intolerancia a ella. Cuando antiguamente la variedad de productos libres de lactosa se limitaba únicamente a leches, hoy el mercado ha tenido que adecuarse a un grupo muy numeroso de personas que buscan una alimentación más beneficiosa para su cuerpo, por lo que cada vez es más común encontrarnos con yogures, quesos, margarinas, helados, entre otros. 

Pero toca preguntarnos, ¿de dónde deriva este malestar? ¿Qué alternativas existen? La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en los productos lácteos y que se compone de glucosa y galactosa, esta última únicamente presente en la leche. Su principal función es la de proporcionar energía al cuerpo.

Para poder ser digerida el cuerpo humano requiere de una enzima específica llamada lactasa, que es producida en el intestino delgado de las personas. Cuando nosotros hacemos referencia a un intolerante a la lactosa, hablamos de alguien que no produce suficiente de esta enzima, y es debido a eso que su cuerpo no procesa de forma correcta los lácteos.

El origen de esta afección puede deberse ya sea a causas genéticas, la principal, o por daños en la mucosa intestinal producto de algún tipo de patología previa, como lo sería la aparición de parásitos o ciertas enfermedades.

El abanico de efectos que produce el consumo de lactosa en un intolerante es muy amplio, pudiendo presentarse desde una leve hinchazón abdominal, hasta náuseas, diarreas, problemas a la piel, dificultad para concentrarse, una pérdida en el peso corporal o también estreñimiento. Todos estos efectos se presentan en un lapso de 30 minutos a 2 horas desde la ingesta del producto.

La magnitud de los malestares depende en gran medida de la edad de las personas, debido a que se ha comprobado que la intolerancia a la lactosa tiene un aumento progresivo a lo largo de los años, pero también afecta, obviamente el nivel de lactasa que produce el cuerpo, que no es igual en todas las personas. Es así como encontramos personas que pueden tolerar de muy buena forma más de un tazón de leche antes de comenzar a sentirse mal, a otras que con una taza es suficiente para que se presenten los síntomas.


Alternativas saludables con tu salud y medio ambiente

Hoy en día existen muchas alternativas a la leche de vaca que son bebidas vegetales. Estas pueden ser tanto de soya, como también de almendra, coco, arroz, avena, etc. y son una muy buena alternativa para personas que sufren de intolerancia o alergias, ya que se elaboran principalmente con la proteína vegetal y agua. 

Sin embargo, es importante saber elegir la leche ideal para las necesidades de cada individuo. Por ejemplo, la leche de soya que contiene la misma cantidad de proteína que la leche de vaca, pero hay marcas que le agregan azúcar a la bebida lo que para algunos puede ser dañino. Otro caso es con la leche de almendras, que en si no tiene tanta proteína como la de soya, pero que por otro lado tiene ciertas vitaminas y minerales esenciales para el cuerpo, aunque hay que tener en consideración que existen marcas que hacen la leche solo con un 2% de almendras y el resto solo agua, lo que realmente no será tan nutritivo como uno piensa.

En Jungla encuentras productos 100% plant based, donde solo usamos leche vegetal.

Fuentes

@Sinlactosayaloloco

https://www.clinicalascondes.cl/BLOG/Listado/Gastroenterologia/frecuencia-intolerancia-lactosa-aumenta-con-anos

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000276.htm

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/lactose-intolerance/diagnosis-treatment/drc-20374238

https://www.yogurtinnutrition.com/es/que-funcion-tiene-la-lactosa/

 

Tu carrito